24 may. 2015

:.El Maestro Hiram

El Maestro Hiram es uno de los temas más difíciles de la Masonería; porque detrás de él se encuentra una Personalidad, una Historia y un Misterio.

Las fuentes que poseemos para conocerlo no son abundantes, pero habría tenido existencia real en los tiempos antiguos. La Biblia, con algunas discordancias según los pasajes, nos relata que Hiram rey de la ciudad-estado fenicia de Tiro (que no hay que confundir con el Maestro Hiram) le envió para ayudar a Salomón en la construcción del Templo de Jerusalem a Hiram o Hiram-Abí, hijo de una viuda de Neftalí (a este origen materno se afilia la tradición Masónica o de la Tribu de Dan, pero cuyo padre era de Tiro (1 Re. 7:13; 2 Ch. 2:12), lo que muestra que participaba de un origen común a Tiro e Israel, que mantenían buenas relaciones e intercambio en tiempos de Hiram Rey de Tiro y David y Salomón, según relatan los Textos Sagrados.

Para Flavio Josefo, Hiram era de madre de la Tribu de Neftalí y su padre se llamaba Uría, de raza israelita (Ant. Jud. VIII,III,76), atribuyéndole así un origen enteramente judío.

Flavio Josefo
La Biblia caracteriza a Hiram como una persona llena de Sabiduría, conocimiento y habilidad para trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la piedra, la madera, la púrpura, el jacinto, el lino y la escarlata, y para grabar toda suerte de figuras (1 Re. 7:13-14 y 2 Ch. 2:12-13), por lo que revela su total idoneidad para ejecutar cualquier trabajo que estuviera relacionado con la construcción o adorno del Templo. Por ejemplo, Flavio Josefo destaca que Hiram era un artesano “experto en todo trabajo” (Ant. Jud. VIII,III,76). Nuestro personaje fue conceptuado pues como hábil edificador y artífice, aunque alguien ha destacado que Hiram era más artista que constructor o arquitecto. A Hiram también se atribuye la creación de los Mares de Bronce para el adorno el adorno del Templo y la confección de los instrumentos del culto (1 Re. 7:23-50 y 2 Ch. Caps. 3 y 4).
También se expresa que formó las Columnas J y B (1 Re. 7:15-22; 2 Ch. 3:15-17). Nada más dice la Biblia sobre Hiram. Es de destacar que el “Hiram” se escribe distinto según los pasajes bíblicos en el original hebreo. 1 Re. 5:24 y 32 refiriéndose a Hiram de Tiro lo escribe como “Hirom” y 2 Ch. 2:12; 4:11 y 4:16 lo hace como “Huram” al que adosa “Abí” (“Huram Abí” -“Abí”, en hebreo “mi padre”-) en 2 Ch. 2:12 o “Abío” (“su padre”) en 2 Ch. 4:16. Vemos así que hay cinco formas para nombrar el nombre del Maest., a saber: “Hiram” (o “Chiram” según algunos MMas., “Hirom”, “Huram”, “Huram-Abí” (“Abif” o “Abiff” dicen los anglosajones) o “Huram Abío”. Como puede verse, la alusión bíblica a Hiram, que no es más que breve e incidental dentro del Libro Sagrado, muestra puntos de díficil dilucidación desde el punto de vista de la comprensión histórica y de la exégesis literaria.

Resulta curioso cómo este oscuro personaje bíblico es quizá el principal personaje de la Masonería, lo que se debe sin lugar a dudas a una tradición que la Orden ha recibido de fuentes filosóficas de las cuales se ha nutrido. Es más, en los antiguos documentos de la Obediencia relativos a la Construcción del Templo el Arquitecto es individualizado con nombres varios, con abreviaturas que abren a la especulación, o se oculta bajo puntos suspensivos, y recién el nombre de Hiram o Hiram Abí aparece por los siglos XVII y XVIII (Manuscrito Inigo Jones, Constitución de Anderson). La llamada “Leyenda de Hiram” encuentra orígenes en enseñanzas rabínicas de la Edad Media (que influyó en la base ideológica de la Obediencia, aunque no falta quien la retrotraiga a la época de la construcción del Templo de Jerusalem (siglo X A.C.) o la haga perder en los más remotos tiempos de la Humanidad, pero resulta claro que este relato nos proporciona las principales pautas para conocer a Hiram, cuyo nombre podría descomponerse en las palabras hebreas “Hay” (“Vida”) y “Ram” (“alto”, “elevado”).

Es en la Masoneía que el Hiram-artesano bíblico se solidifica como Hiram-arquitecto. Según Brett ya había una tradición de caracterizar a Hiram como constructor cuya fuente sería un escritor judeohelenístico llamado Eupolemo (ca. 150 A.C.) y recoge Eusebio (S. IV D.C.). Pero de todos modos, llamará la atención que el Gran Héroe de la Masonería sea un hombre de trabajo (artesano, constructor o arquitecto). La tradición esotérica considera a Hiram como un descendiente o Hijo de Caín, que según la Leyenda es hijo de Eva y del demonio Samael, a quien Dios lo apartó de Eva y por éso a Caín se lo conoce como el primer “Hijo de la Viuda” (nombre con el que también se conoce hoy a los Maestros., cuyo descendiente fue Tubalcaín que forjaba los metales (Gen. 4:22), y ya vimos que Hiram era hijo de una mujer viuda israelita y también artesano en metales, por lo que estaba gobernado por el elemento de la Industria, que es el Fuego.
La Masonería considera a Hiram no sólo como un habílisimo trabajador sino como una persona dotada de Sabiduría y Bondad espiritual, por lo que une a la perfección operativa la perfección anímica.

Leyenda de Hiram
La Leyenda de Hiram es por todos conocida, aunque posee diversas variaciones según los Grandes Ritos o versiones, la cual se resume así: Hiram (al que se ha confundido o dado equivocadamente el sobrenombre de “Adonhiram”), Hijo de una Viuda de la Tribu israelita de Neftalí y de un tirio llamado “Ur” (en hebreo “´or” es “Luz”, por éso también Hiram es “Hijo de la Luz”) dirigía por encargo del Rey Salomón las obras de la construcción del Templo de Jerusalem para lo que organizó a 30.000 leñadores y en la construcción a 70.000 que cortaban las piedras, 80.000 que las pulían y daban forma, y 3.300 que perfeccionaban las piedras ya trabajadas (Flavio Josefo, Ant. Jud. VIII, III, 59). 1 Re. 5:15/29 y 5:16/30 más 2 Ch. 2:17 hablan de setenta mil hombres para el transporte, ochenta mil cortadores en el monte (de canteras) y 3.330 principales jefes para mandar a los grupos de trabajadores. Hiram los dividió por su habilidad en Aprendices, Compañeros y Maestros, uniendo a trabajadores israelitas y tirios en una Fraternidad común. Los primeros recibían su salario en la Columna B, los segundos en la Columna J y los terceros en la Camara del Medio, y a todos comandaba por la Palabra y Signo. Un día que Hiram concurre a la Camara del Medio a orar, tres atrevidos Compañeros que la versión del Tercer Grado conoce como Jubelaz, Jubeloz y Jubelum (aunque en otras versiones se los conoce como Hobbhen, Sterké y Austerfluth) y que personifican a la Mentira, la Ignorancia y a la Ambición, luego de intentar arrancarle la Palabra y Signo de Meastro por la fuerza del lado del mediodía y Occidente del Templo lo matan por el Oriente y escapan por el Norte con el cadáver de Hiram, al cual entierran en una Tumba. Tras afanosa búsqueda y preocupados por la pérdida de su Maestro y de la Palabra, la cual Hiram era el depositario, un discípulo encuentra el túmulo y no pueden levantarlo debido a que el avanzado estado de descomposición les impedía hacerlo sin que se fragmentara.

Luego de ir a buscar ayuda para proseguir la tarea de recuperación del cuerpo, se encuentran con que Hiram había resucitado, iniciando una era de Armonía, siendo los conspiradores condenados a la execración. En otras versiones de la Leyenda el cadáver de Hiram es enterrado en la Logia cerca del Templo o en el mismo Templo grabándose una placa triangular de oro con el Nombre Sagrado y se consignó en lugar secreto del Templo una medalla con la Palabra Divina, mientras sus Asesinos fueron descubiertos y condenados a muerte. Existe una Leyenda de Hiram conocida como la “Leyenda del Mar de Bronce”.
Un día que Hiram se encontraba vigilando los trabajos de confección de adornos para el Templo y los objetos de culto se produce una tremenda explosión al mezclarse el Bronce fundido del Mar con el Agua que habían puesto unos discípulos en la pila que recibía la aleación incandescente. Desde el centro del bramante fuego Hiram oye la voz de Tubalcaín que le invita a sumergirse dentro del Mar de Brone, a través del cual y luego de pasar por nueve capas Hiram llega al Centro de la Tierra. Allí se ve cara a cara con Caín que le da una Nueva Palabra y un Nuevo Martillo para lograr una correcta mezcla entre Agua y fuego. Al volver Hiram a la Tierra lo matan sus asesinos, encontrando sus discípulos a su Muerte el disco o medalla que ocultaron como se ha dicho. Tan confusas como las fuentes bíblicas son las versiones de las Leyendas masónicas sobre Hiram (sobretodo cuando en unas resucita y en otras permanece muerto), de lo cual esto es un extracto de las versiones más autorizadas.

Hasta ahora hemos tratado a Hiram como Personalidad (un hábil constructor y artesano de gran Sabiduría, Habilidad y Elevado Espíritu, o como dice el Ritual de Tercer Grado, un Maestro bueno, justo y perfecto). También hemos conocido su Historia, documentada en la Biblia y conocida por la tradición de las Leyendas de Hiram o del Tercer Grado y del Mar de Bronce. Resta entonces descubrir cuál es el Misterio que rodea a este Hombre que ha sido tomado por algunos como el fundador de la Masonería.

Hiram tiene que descender a las profundidades de la Tierra para obtener el Martillo y la Palabra. Hiram también muere para resucitar, o para significar la pérdida de la Palabra que debe privarse a los indignos. Recordar la Tumba de Hiram y reflexionar en élla nos invita a pensar en el Misterio de la Muerte y de la nuestra propia, porque nosotros también somos como Hiram; es la Lección de la Muerte, amarga pero necesaria ya que sobran filosofías sobre la Vida pero son huecas si no van acompañadas de una filosofía sobre la Muerte, y se relaciona con una antigua doctrina esotérica conocida como “Afanismo”. Pero en la Masonería la Muerte tiene un sentido positivo porque es una etapa de un proceso de transformación física y también espiritual, por eso Hiram luego de hundirse en la profundidad de la Tierra o de sufrir los fenómenos del deceso “resucita”.

Así la Semilla debe morir sepultándose en la Tierra para nacer transformándose en la Planta que dará copioso fruto, y la Muerte de Hiram es el precio necesario para ocultar la Palabra de los indignos, que sólo será recuperada por los verdaderos Maestros cuando Hiram resucite. Hiram es la víctima inocente de un crimen cruel que se abomina cuando más se comprende la Pulcritud de virtudes y Sabiduría que formaban el metal del Maestro y cuando se rememora que se hizo a través de un proceso de sufrimiento por las previas sevicias en las Puertas del Mediodía y Occidente del Templo, lo que recuerda otros crímenes como el de Abel por Caín, el de Osiris por Set o Tifón, y el de Jesús por el pueblo judío. Pero a la vez, era su tormento y muerte la Prueba que debía sufrir Hiram para saber con qué fidelidad mantenía la reserva de la Palabra, y la Resurrección es su Premio de Glorificación.

El Maestro no debe limitarse a ser un expectador del proceso de la Tumba de Hiram o un conocedor de su Muerte, sino que debe “vivirla” o sentir la Muerte del Maestro dentro de sí., o de lo contrario el “Drama de Hiram” sería un conjunto de pintorescas Leyendas sin contenido aplicable al Drama de nuestra Vida, donde la Muerte es tan sólo un aspecto. Durante nuestra existencia “morimos” en los sufrimientos constantes del duro vivir, pero la carga se hace más liviana cuando recordamos que la Leyenda de Hiram nos muestra que la Tribulación y el Error son un proceso necesario para mejorar y revalorar lo que tenemos, y que de sus aspectos negativos debemos extraer una enseñanza positiva para redimensionarnos. El Hombre tiene vocación para la Felicidad y para Evolucionar, como Hiram para la Resurrección.
Desde el punto de vista alegórico filosófico, en tiempos donde predomina la Pasión, Hiram aparece como Guía no sólo operativo sino espiritual de Hombres que a través del Esfuerzo realizan su Vida, integrando las vivencias del Mundo Físico con las del Mundo Espiritual.

Porque la Tierra es un campo de enseñanza y de experiencia para perfeccionar el Alma, por eso su Muerte origina el malestar al perderse la línea de la Razón Eterna, la Ciencia, la Naturaleza, la Justicia y la Virtud resumida en una Palabra Clave cuyo conocimiento, por su gran Poder Transformador, sólo puede ser conocida por pocos y preservada frente a aquellos que quieren usarla para sus planes mezquinos y personales. Y así los Masones nos proclamamos como los conservadores de una Palabra que en realidad proviene desde una remota doctrina que hemos recogido (y que también recogió el Cristianismo en la Persona, la Historia y el Misterio de Jesucristo). Esta Palabra, a pesar del embate constante de las fuerzas negativas, se eleva para positivizar a la Humanidad y sólo es conocida por el correcto Maestro, y a pesar del triunfo aparente de la Maldad en el mundo Profano, la búsqueda de los Maestros por Hiram, junto al cual se encuentra la Palabra, se opone como valla tenaz, alimentada por la Esperanza del reencuentro con el Maestro resucitado, con cuya Muerte se salvó el Verbo de los malvados para volver con su revivimiento a sus dignos depositarios. Como enseña la Religión, el destino de los impíos es la Perdición y el de los Justos es la Victoria, porque la Palabra que sólo conocen los buenos no se halla perdida, sino oculta dentro de nosotros mismos. Nos resta sólo hacer resucitar nuestro propio Hiram Interior para conocer y utilizar sus propiedades, que crearán una Nueva Realidad en nuestra Existencia y en el Universo.

Comprender el sentido de la Muerte como antesala de la verdadera Vida se liga a la necesidad de descubrir en nosotros mismos a través del Trabajo la palabra Transformadora. La búsqueda de Hiram y la comprensión de su Vida, Pasión, Muerte y Resurrección en nuestro Interior se acompaña también de la persistencia en la construcción del Templo y en la edificación de nuestra Virtud como tributo a su Memoria y como ámbito para generar una nueva Mentalidad en nosotros y en la Humanidad toda, donde impere la Verdad, la Razón y la Justicia sobre la Mentira, la Ignorancia y la Ambición. A ello nos invita el conocimiento de la Personalidad, la Historia y el Misterio de Hiram. La comprensión de su Drama nos arroja Luz sobre la Tragedia de nuestra Existencia, por eso el sufrimiento que experimentamos en los tropiezos diarios (Muerte en Vida constante) no es sino un incentivo para el Progreso y la Felicidad representado por la Resurrección del Querido Maestro bueno, justo y perfecto. Nosotros somos Hiram cuando nos perfeccionamos a través del Trabajo en el Mundo Físico y sobre nosotros mismos, y de nuestras cualidades dependerá nuestra Regeneración o Renacimiento hacia el inicio de una Realidad Distinta plena de alegrías, signada por el Reino de la Palabra.

Relación Órganos-Emociones...

El Hígado:
Está a cargo de descomponer y de almacenar y reconstruir la materia. Si la vida de una persona se desmorona, y no puede llevar a cabo la tarea de reconstruir, entonces uno almacena sensaciones de hallarse sobrecargado, sobre-exigido, lo cual puede crear bronca, odio y resentimiento. Mucha gente de hecho están sobrecargadas por las circunstancias de sus vidas, pero el umbral difiere ampliamente y por supuesto muchas personas tienen distintas neurosis cuando se sienten sobrecargadas.

Los Pulmones:
Tienen dos funciones: inspiran la vida y expresan ideas a través del habla. Si tiene problemas con los pulmones, la expresión de uno está siendo sofocada, no se pueden expresar libremente, en algún área de su vida.
Cuando una palabra subyuga a un niño, el niño puede convertirse ya sea en una persona muy ruidosa y que siempre presiona a los demás para que justamente lo escuchen, lo cual es una sobre-estimulación de los pulmones, o nos rendimos, porque nos hallamos oprimidos y cerramos nuestra comunicación, y entonces tenemos los pulmones débiles.
Generalmente si ustedes tienen problemas con los pulmones, es porque tienen que hacerse oír, y aprender nuevas formas de comunicación. Y con respecto a sentirse oprimidos, recuerden que hay cierta gente que se siente oprimida en un segundo, uno se les acerca y ya se sienten oprimidos, eso es lo que quiero significar. Ellos están tan llenos sin poder desagotar, por eso toda la reducción del stress es una ayuda tan grande.
La meditación reduce al stress y si aprenden a hacerlo adecuadamente es muy útil, pero si lo hacen solamente un rato corto esto no consigue el efecto deseado.

El Estómago:
Se encarga de la asimilación de las experiencias, y si las personas se sienten muy sobrecargadas por que es demasiado lo que les pasa,y no pueden asimilar las cosas adecuadamente, entonces el estómago empieza a dar señales de ma funcionamiento y el resultado de una preocupación crea una rajadura entre la mente y las emociones.
Recuerden nuevamente que si sienten que es demasiado lo que pasa,aquellas personas que tienen muchos problemas simultáneos, cuando todo está sucediendo demasiado rapido y todo el tiempo, siendo ellos mismos los que están creando todo eso, ya que son patrones de conducta, entonces hay que preocuparse y cuidar el estomago

El Páncreas:
Tiene que ver con el azúcar y con la dulzura de la vida, pudiendo el mismo ser dañado por la amargura, en especial aquella spersonas colericas o muy amargadas,actualmente hay mucha gente sufriendo este problema.

Los Riñones:
Involucran emociones y son el canal procesador de agua más importante, ya que es ahí donde se almacena los temores resultantes de traumas, los cuales dañan a la vitalidad de la persona, bloquea su motivación y su entusiasmo. Cuando el temor se almacena en los riñones, el individuo se hallará incapacitado de manejar situaciones emocionales futuras.

El Bazo:
Retiene los fracasos, los deseos de muerte, apatía, y si una persona enfrenta más dificultades de las que puede soportar, uno se puede dar por vencido, uno puede creer que realmente fracasó, y pierde su voluntad para vivir, y su deseo de vivir. Se presentan problemas de circulación y digestión, pereza, porque los sentimientos se mueren, y uno tiene a intelectualizar todo, y uno siente este tipo de apatía y tiernamente lo soportamos, y como que la alimentamos. Es un problema del bazo.

Las Gónadas:
Ellos almacenan lo inconsciente, cuando uno abandona su habilidad de manejarse uno mismo, en otras palabras : pierde el autodominio y cae en las garras de las drogas o alcohol, produciendose lastimaduras y accidentes, cuando uno pierde su propio empoderamiento, dando lugar a que energías externas puedan posesionarse de nosotros y poseernos.

Corazón:
Tiene que ver con el amor, con lo nsentimientos, asi el daño ocasionado al corazón siempre es por la pérdida de alguna emocion o persona, cuando se resquebraja la confianza, eso nos conduce al temor,y también a la posesividad, a los celos, egoísmo, todo eso es negativo para el corazon y entonces este empieza a dar señales de alarma que debemos atender de inmediato.

La Vesícula Biliar:
Es el precursor a los problemas cardíacos, y si resulta dañado por el temor a la pérdida, y todas las tensiones resultantes de una falta de confianza en la vida empieza a presentar mal funcionamiento.
Tiene que ver con la ansiedad con respecto al futuro y acá hay que mirar el tema de la concepción, si los padres no fueron positivos cuando ustedes fueron concebidos, si el alma pasó por un momento de trauma y no fueron bienvenidos a la nueva encarnación y hay una gran desilusión del alma acerca de la forma en la que los padres se ocuparián del niño, entones hay problemas en la vesícula biliar.

Los Pechos:
Representan el aspecto nutriente de lo femenino, como así también a la sexualidad y almacenan los sentimientos de la mujer con respecto a su sexualidad y de cómo los hombres la ven.
De forma que si hay un trauma sexual, represión, resentimientos negativosrespecto a las expectativas de su rol, entonces pueden surgir lesiones en el mismo.

Las Piernas:
Nos llevan hacia delante, nos sostienen, los problemas se presentan cuando la persona no ha tenido el coraje de dar un paso nuevo. Muchas veces es porque aquellas personas no han tenido el apoyo que él o ella creyó necesitar, y entonces comienza a tener problemas con sus piernas.

Las Manos:
Corresponden al dar y recibir, y el problema se desarrolla cuando una persona no se siente igual a otras o tiene sentimientos de inferioiridad, y no pueden encontrar el balance justo entre el dar y el recibir. Eso tiene que ver con si usa su fuerza de voluntad o la relega en otras personas de su entorno.
Este desequilibrio se produce por un ego superdesarrollado o una falta de autoestima. Puede manifestarse en forma de artrosis, artriris, descalcificacion etc.

El Cuello:
Es la parte flexible de la columna dorsal, es el balance de su voluntad con flexibilidad. Un cuello duro es una actitud rígida, la tensión se siente en el cuello cuando la propia rigidez le hace mantener a uno conceptos rígidos y esos son desafiados. Entonces se empiezan a manifestar dolencias a nivel cervical, como dolores tensionales, pico de loro, discos deviados etc.

El Pelo:
Es gobernado por el hígado de modo que la pérdida de cabello se produce por aferrarse rígidamente a la bronca o enojo. Cuando alguien impone su voluntad sobre otros para probar simplemente su punto de vista, uno sigue trayendo a la vista resentimientos pasados, o sea recordándolos. Y son cabezaduras. Pueden tener problemas con la caida de pelo.

Las Caderas:
Son los puntos de equilibrio, son energía creativa asociada con la crianza de los niños.
Es nuestra habilidad de pararnos y valernos por nosotros mismos, y la flexibilidad en las caderas, está relacionada con su sentimiento de libertad personal, y acá miramos a los adolescentes, en los cuales se producen temas acerca de su primer sentimiento de separación de los padres, de las expectativas, de su identidad sexual.
Si los adolescentes, no encuentra su propio camino, bajo las pautas de sus padres, definiendose segun sus propias emociones, vocacion y sentimientos entonces las caderas no se desarrollan adecuadamente. Igualmente cuando un adulto es dominado por otras personas o persona, tal vez por el mismo sisitema de vida , trabajo o grupo social. En unn apalabra: una persona reprimida. De modo que el deterioro de las caderas realmente surge de una culpabilidad,asi que si sentimos culpa y resentimiento, porque hemos permitido que otros tomen decisiones por nuestra cuenta, y no hemos expresado nuestro poder, presentaremos deterioro en las caderas.

Las Tiroides:
Es donde almacenamos enojo, es el deseo de poder, de actitudes rígidas, cuando las tiroides no funcionan bien. Hay una calcificación anormal en los huesos, y que puede también desarrollar una artritis y de vuelta el cuerpo rígido proviene de una mente rígida.

El Timo:
Almacena temor y gobierna nuestro sistema inmunológico de forma que el miedo hace que una persona retroceda y se achique y se puede perder la integridad en una situación, y cuando esto sucede el cuerpo permite la entrada de virus.
Cuando uno tiene un virus, hay que mirar por dónde surgió el temor en su vida, dónde uno se achicó frente a una situación, tiene que volver a esa situación e imaginarla en forma diferente y cambiarla y ello ayuda a combatir el virus.

Las Glándulas Suprarrenales:
Almacenan pena y nos lleva al complejo de víctimas, ¿peleo o me escapo? Siempre creen que hay algo ahí afuera que se va a apoderar de ellos, y los está persiguiendo.
Cuando no están dispuestos a soportar amorosamente una experiencia emocional dolorosa, esa persona reacciona como si el mundo fuera responsable por su experiencia dolorosa, y se olvida de que cada persona es responsable de su propia creación, de su vida.

La Glándula Pituitaria:
Almacena pena reprimida, porque al experimentar pena o dolor, puede ser una puerta o un portón hacia una conciencia superior, después de que los juzgamientos de las glándulas inferiores son transmutadas.
Soportando amorosamente el dolor, justamente esto permite que nosotros experimentemos la dualidad y reconciliar, y esto justo libera toda la parte del juzgamiento y ayuda a la glándula pituitaria.
La dualidad representa lo correcto e incorrecto, lo bueno y lo malo, lo positivo o lo negativo, a todo nivel.

La Glándula Pineal:
Necesita luz natural, de día, necesita entusiasmo y si no hay suficiente entusiasmo en su vida, la glándula pineal no funciona adecuadamente, así que tienen que salir a la naturaleza, porque la naturaleza a fin de hallar algo de luz natural, y eso realmente va a ayudar.

La Columna Vertebral:
La columna vertebral representa su voluntad, la fuerza de voluntad, es como que cuando uno no mantiene su propia visión, al enfrentarse con la presión que viene de afuera, uno puede llegar a tener ESCOLIOSIS, la distorsión de la columna, la que se tuerce porque su fuerza de voluntad se doblega.
Cuando uno utiliza la columna vertebral para hacer trabajo espiritual, nuestra fuerza de voluntad está alineada con la voluntad divina, y algunas personas lo llaman co-creación, pero realmente se trata de la columna vertebral que se abre a la Kundalini, lo cual es simplemente la parte femenina que se halla en la columna y a medida que nosotros nos damos cuenta de ello, ella también se va dando cuenta.

Los Órganos Sexuales:
Son reproducción, esto por supuesto es su habilidad de expresarse sexualmente. Puede haber una inhabilidad de recibir la parte femenina si los padres desearon un chico del sexo opuesto, puede ser que uno se enfrenta a la propia moralidad y está realizando un auto-castigo.

La Espalda:
Es lo que uno deja detrás suyo, lo que se quiere olvidar, lo que está en el fondo de nuestra mente, la parte baja de la espalda es el apoyo, y el dolor en esta parte es cuando una persona resiente al no tener el apoyo que él o ella cree que necesita, a fin de lograr algo.

La Vejiga:
Libera agua, es la expresión de manifestar exteriormente su emoción. Si la vejiga es débil, la persona siente dificultades en expresar sus sentimientos.

EL Intestino Delgado:
Es la etapa final de la digestión, es el comienzo de la absorción, provee la base para la construcción y el crecimiento, construye su personalidad, su carácter, su fuerza de voluntad, su confianza, pero más importante que todo es que refleja los estados más importantes de nuestra vida.
De modo que puede que realmente no funcionemos cuando una persona sufrió una gran vergüenza. Esa vergüenza sufrida en la primera infancia. Son muy conscientes, muy cercanas las personas, piensan que no se están acordando o pensando en ello, pero se acuerdan del colegio, la primera vez que menstruaron, los niños con quienes jugaron, algún pariente que les hizo sentir vergüenza.

El Intestino Grueso:
Tiene que ver con la materia sólida y esto nos muestra si somos capaces de lidiar bien con todos los temas materiales.
El Intestino Grueso tiene que ver totalmente con dejar ir y soltar todas las cosas que no nos sirven, y la incapacidad de dejar ir puede ser el resultado de un miedo a la pérdida. ¿Qué es lo que se pierde si se deja ir? Tienen que fijarse de vuelta en el momento de la concepción, qué es lo que formó la actitud de la personalidad de esa persona.

Autoestima - El billete de € 20

Un profesor enseña un billete de € 20 y le dice a sus alumnos:
-"¿A Quién le gustaría tener este billete? "
Todos los alumnos levantan la Mano.
Arruga la nota y le pregunta:
-"Sigue queriéndolo? "
Las manos suben de nuevo.
Él lanza el billete arrugado en el suelo, salta encima y dice:
-"¿ Aun lo quieren? "
Los Alumnos levantan la mano.
Entonces les dijo:
-"Amigos mios, ustedes han aprendido una lección muy importante, hoy:Aunque he arrugado el billete, lo he pisoteado, lo he lanzado, Habéis querido tener el billete, porque su valor no había cambiado, seguía con un valor de € 20!
Muchas veces en la vida, te ofenden, personas te rechazan y los acontecimientos te sacuden. Sientes que ya no vales nada, pero TU VALOR no cambiará NUNCA para la gente que realmente te quiere. Incluso en los días en que estés en tu peor momento, TU VALOR SIGUE SIENDO LO MISMO ".

"Heurísticos" - Los atajos mentales del pensamiento humano


Los animales vertebrados nos caracterizamos por afrontar docenas de decisiones cruciales en nuestro día a día. Cuándo descansar, con quien relacionarnos, cuándo debemos huir y cuándo no, qué significado tiene un estímulo visual… todo esto entra dentro del repertorio de pequeños dilemas cotidianos cuya resolución es una consecuencia inevitable de vivir en entornos complejos. Además, cuando el animal vertebrado en cuestión es el homo sapiens de las sociedades modernas, estas decisiones se multiplican para transformarse en oleadas masivas de cuestiones que requieren nuestra atención: a quién votar, dónde buscar trabajo, a qué gestores delegar tareas, etc. Son muchas preguntas y no todas son fáciles de contestar y, sin embargo, salvo en algunas excepciones, las resolvemos con una facilidad pasmosa y sin necesidad de entrar en una crisis nerviosa. ¿Cómo se explica esto? La respuesta es que, en parte, no resolvemos estas cuestiones tal y como se nos presentan, sino que tomamos unos atajos mentales llamados heurísticos.

¿Qué es un heurístico?
En psicología, un heurístico es una regla que se sigue de manera inconsciente para reformular un problema planteado y transformarlo en uno más simple que pueda ser resuelto fácilmente y de manera casiautomática. En definitiva, es una especie de truco mental para guiar la toma de decisiones por senderos del pensamiento más fáciles. Pensemos, por ejemplo, en el siguiente dilema, al cual llamaremos “problema original”:
¿A quién debería votar en las próximas elecciones generales?
Para cualquier persona que crea en la democracia representativa, esta es una decisión relativamente importante, que requiere una profunda reflexión en varios temas (gestión medioambiental, política de género, propuestas contra la corrupción, etc.) y ante lo cual existe un abanico muy limitado de respuestas posibles (abstención, voto en blanco, voto nulo o voto válido a una de las candidaturas). A todas luces, llegar a la decisión de a quién votar según los diferentes criterios y parámetros que figuran en los programas electorales es una difícil tarea. Tan difícil, que nadie lo hace. En vez de responder a la pregunta inicial, es posible que un heurístico especialmente seductor se perfile en la mente de algunos votantes:
¿Qué partido está formado por la mayor cantidad de políticos que no me caigan mal?
Esta es una problemática muy distinta a la primera. Tan distinta, de hecho, que merece un nombre diferenciado: por ejemplo, “problema simplificado”. Es aquí donde influye el pensamiento heurístico. El problema simplificado sólo incluye una dimensión que debe ser considerada, una escala valorativa que puede expresarse del 0 (me caen todos muy mal) al 10 (este partido no está mal) y cuya respuesta se apoyará sólo sobre impresiones subjetivas. Sin embargo, esta segunda pregunta guarda una relación de equivalencia con la anterior: le damos una respuesta para usarla para responder a la primera. En este caso, la opción ganadora resultante del proceso heurístico, que en este caso es el nombre de un partido político, será transportada de nuevo al mundo de las reflexiones sesudas y tomará asiento al final de la pregunta original como si nada hubiera pasado.

La decisión fácil es la decisión automática
Todo lo anterior ocurre sin que el votante que utilizamos para este ejemplo advierta lo que ha pasado. En tanto que este proceso psicológico se guía por la lógica de los heurísticos involuntarios, ni siquiera hace falta que el votante se proponga transformar el problema original en un problema simplificado: esto ocurrirá automáticamente, porque decidir si seguir o no esta estrategia es en sí un contratiempo añadido con el que la atareada mente consciente no quiere lidiar.
La existencia de este heurístico hará posible una respuesta rápida y cómoda a una pregunta compleja y, por ello, renunciará a la pretensión de dedicar tiempo y recursos a buscar la respuesta más exacta. Estos atajos mentales son una especie de mal menor que se utiliza ante la imposibilidad de atender a todos y cada uno de los problemas que deben ser afrontados, teóricamente, por un estilo de pensamiento despierto y racional. Por ello, las consecuencias de dejarse guiar por ellos no siempre son positivas.

Un ejemplo de pensamiento por heurístico
A finales de los ochenta se realizó uno de los experimentos que mejor ejemplifican un caso de pensamiento guiado por un heurístico. Un equipo de psicólogos planteó a una serie de jóvenes alemanes dos preguntas muy concretas:
¿Te sientes feliz estos días?
¿Cuántas citas tuviste el mes pasado?
El interés de este experimento estaba en estudiar la posible existencia de correlación entre las respuestasa estas dos preguntas, es decir, si existía alguna relación entre la respuesta que se le daba a una de las preguntas y la que se le daba a la otra. Los resultados fueron negativos. Ambas parecían ofrecer resultados independientemente de lo que se respondía a la otra. Sin embargo, al invertir el orden de las preguntas y plantearlas de este modo a otro grupo de jóvenes, sí apareció una correlación muy significativa. Las personas que respondían que habían tenido un número de citas cercano a 0 se mostraban también más pesimistas a la hora de valorar su nivel de felicidad. ¿Qué había pasado?
Según las reglas del heurístico, la explicación más probable es que las personas del segundo grupo habían extendido la respuesta de la primera pregunta, la más fácil de contestar, a la segunda, cuya resolución implicaría reflexionar durante un rato. Así, mientras que los jóvenes del primer grupo no habían tenido más remedio que buscar una respuesta a la pregunta “¿te sientes feliz estos días?”, los del segundo grupo sustituyeron inconscientemente esta pregunta por la que habían respondido segundos antes, la de las citas. Así, para ellos la felicidad por la que se preguntaba en el experimento había pasado a ser un tipo de felicidad muy concreto, más fácil de valorar. El de la felicidad relacionada con la vida amorosa.
El caso de los jóvenes alemanes no es un caso aislado. La pregunta sobre la felicidad también es sustituida cuando viene precedida de una cuestión relativa a la situación económica o las relaciones familiares del sujeto experimental. En todos estos casos, la pregunta que es planteada en primer lugar facilita el seguimiento del heurístico a la hora de responder a la segunda gracias a un efecto de priming.

¿Es común el uso de heurísticos?
Todo parece indicar que sí, es muy común. El hecho de que la heurística responda a criterios pragmáticos hace pensar que, allí donde hay una toma de decisiones a la que no dedicamos el esfuerzo que se merece, hay un rastro de heurísticos. Esto significa, básicamente, que una grandísima parte de nuestros procesos mentales se guían discretamente por esta lógica. Los prejuicios, por ejemplo, son una de las formas que pueden tomar los atajos mentales a la hora de lidiar con una realidad sobre la que nos faltan datos (¿cómo es este japonés en concreto?).
Ahora bien, deberiámos preguntarnos también si es deseable el uso del recurso heurístico. En este tema hay posturas opuestas incluso entre los expertos. Uno de los grandes especialistas en toma de decisiones, el psicólogo Daniel Kahneman, cree que merece la pena reducir en cuanto podamos el uso de estos atajos cognitivos, ya que llevan a conclusiones sesgadas. Gerd Gigerenzer, sin embargo, encarna una postura algo más moderada, y sostiene que los heurísticos pueden ser una forma útil y relativamente eficaz de resolver problemas en los que de otra forma nos quedaríamos atascados.

Desde luego, hay motivos para ser cautos. Desde una perspectiva racional, no se puede justificar que nuestras actitudes ante ciertas personas y opciones políticas esté condicionada por prejuicios y formas ligeras de pensar. Además, resulta preocupante pensar lo que puede ocurrir si las mentes que hay detrás de grandes proyectos y movimientos empresariales obedecen al poder del heurístico. Resulta creíble, teniendo en cuenta que se ha visto cómo las cotizaciones de las acciones de Wall Street pueden verse influidas por la presencia o no de nubes que tapen el sol.
En cualquier caso, resulta claro que el imperio del heurístico es basto y está aún por explorar. La diversidad de situaciones en las que puede ser aplicado un atajo mental es prácticamente infinita, y las consecuencuias de seguir o no un heurístico también parecen ser importantes. Lo que es seguro es que, aunque nuestro cerebro esté diseñado como un laberinto en el cual nuestra mente consciente acostumbra a perderse en mil operaciones minuciosas, nuestro inconsciente ha aprendido a descubrir y recorrer muchos de los pasadizos secretos que siguen siendo un misterio para nosotros.

Utilizar nuestro Alma como medicina

Eric Rolf.

Hay 12 puntos sencillos que saber nos permite poder utilizar a nuestra propia alma como medicina:
1.Saber que la existencia es una sola cosa, que está completamente consciente, y que se comunica con todas sus partes o aspectos. La vida sabe lo que hace y nos habla.
2.Saber que el universo es amistoso y te está apoyando hasta cuando no lo parece.
3.Saber que creamos nuestra realidad, que las cosas no nos pasan a nosotros por casualidad que más bien ocurre desde nosotros y con algún sentido.
4.Saber que somos únicos, y que somos capaces de pensar, imaginar y crear o hacer cualquier cosa de alguna forma.
5.Saber que la vida es un misterio que cambia de un instante al otro y que todo está en movimiento y que al mismo tiempo está inimaginablemente bien organizada.
6.Saber que somos 99 por ciento espiritual o no-materia, y solo el uno por ciento materia.
7.Saber que el mundo físico tiene mas sentido como metáfora que como algo solo denso. La Realidad crea realidad en metáforas de tres dimensiones.
8.Saber que no existen casualidades y que cada persona es un alma que está aquí con un propósito de evolucionar. Esta vida es una aventura espiritual, el safari del alma.
9.Saber que la vida es muchísima más creativa o mágica que mecánica. Estamos inmersos en un gran océano de una creatividad continua.
10.Saber que la primera relación es la que tenemos con nosotros mismos, que es para aceptarnos y ser responsable de nuestros actos. Es este sentido de responsabilidad creativa que nos permite aprender y cambiar nuestros actos y sus consecuencias.
11.Saber que el alma no se enferma, pero si hay que alimentarla. Si no alimentas tu alma, parece que tu vida se muere de hambre. La respiración consciente, La meditación y oración, el arte, la risa y el buen humor incluyendo el humor negro, y la limpieza a todos los niveles son algunos de los principales alimentos del alma.
12.Saber que siempre nos estamos mirando en un espejo metafórico por la cual la vida, lo mas profundo de nosotros mismos, lo que nos une con el misterio, nos esta hablando, guiando y divirtiendo.

Las 12 sabidurías son como unas frutas o delicias de la vida que si las pruebas no solo verás que son ciertas y espiritualmente nutritivas sino que también son capaces de transformar tu experiencia de qué es ser un ser humano vivo.
Todo conocimiento veraz tiene sus raíces en lo que se llaman las leyes universales o espirituales. Pero lo que ocurre con solo declarar las leyes es que son abstractas y no siempre podemos hacer el puente desde ella a nuestras vidas. A ese puente le llamamos conocimiento.

Las 12 grandes sabidurías no son ni consejos míos ni advertencias o prohibiciones. No incluyen ni aconsejan directamente ninguna acción, ni ninguna prohibición. Pero como bien sabes es la conciencia, el conocimiento y las creencias de cada uno quienes dictan sus acciones—ni el buen consejo ni por supuesto la prohibición sirve si no se acoplan a nuestro conocimiento y a nuestras creencias-.
Las librerías y bibliotecas están llenas de buenos consejos y la política tanto social como la política religiosa llena de prohibiciones, pero siguen los actos atroces y la baja calidad de vida tanto espiritual como física. No es que faltan más consejos o prohibiciones, falta conocimiento y falta conciencia.
Afortunadamente no tiene porque ser así y existen otras alternativas para ir ampliando nuestro conocimiento. Imagínate uno que está nadando y después de un tiempo uno se cansa, pero cuando paras de mover los brazos y las piernas notas que te hundes y si no vuelves a nadar, notas que te vas a ahogar. Entonces alguien que te acompaña te dice “si te relajas, si te pones plano de espaldas, el agua te sostiene, flotas. Ahora a ti solo te toca probarlo o no. No tienes que entenderlo, solo probarlo. Si lo pruebas, flotas y descansas hasta que te apetece volver a nadar. Hasta es posible que haya una corriente que mueva el agua en la misma dirección donde tú te diriges y ella misma te lleva a tu destino, como un barco de vela llevado por el viento. Esto no requiere demasiado esfuerzo físico pero si requiere conocimiento, y la conciencia de mantener la vela correctamente alineada con la corriente del viento.
¿Qué mas probable es lo peor que puede pasar si pruebo esta nueva acción? En la gran mayoría de los casos relativamente muy poco en sentido negativo. Quizás invertir un tiempo, o un esfuerzo, pero suele ser poca cosa en comparación con el problema o con las posibilidades positivas del conocimiento.
Lo espiritual más esencial no se mide físicamente pero sí es accesible y utilizable a través de la conciencia y su instrumento, que es la mente. La vida nos escucha y responde. La comunicación entre nosotros y la vida es de doble vía, aunque nosotros no siempre escuchamos.

Lo cierto es que nadie es capaz de definir ese gran misterio que es la existencia. Pero sí lo podemos tener de experiencia directa arriesgando nuestras creencias limitadas y probando otras más amplias. Si todo en la vida puede crecer de alguna forma, me parece que nuestra idea de Dios también, y esa es la relación fundamental que tenemos con el misterio creativo y consciente.

Te digo que la vida está inimaginablemente bien organizada y consciente aunque nosotros podemos andar de espaldas a lo que está ocurriendo. Ya hace miles de años que los yoguis y otros sabios sabían que la vida no es continua, aunque lo parece. Decían los yoguis que tenemos un cuerpo nuevo con cada respiración completa. Hoy los físicos quánticos dicen lo mismo en más gran escala. Dicen que el universo entero se apaga y se enciende en el tiempo (de Hilbert) un tiempo abstracto, matemático. Básicamente esto es como la película de cine, que aunque parece continua en pantalla, cuando la miras de cerca ves que son fotogramas distintos. También dicen los físicos que el universo depende del observador, que el observador crea y cambia los resultados. Así que una observación distinta de uno mismo en otro tiempo es claramente capaz de manifestar cambios directos de un instante para otro.

Sócrates lo dijo ya hace siglos, “el que quiere cambiar el mundo, primero tiene que cambiarse a sí mismo.”

Los 5 consejos para no ser tonto que tomarás muy en cuenta si eres listo

BBC

¿Qué información adicional necesitas para tener un punto de vista más equilibrado?

"La inteligencia no es un resultado en un test, es la habilidad de saber qué quieres en la vida y de encontrar formas de conseguirlo"
Si alguna vez dudas que aun los más inteligentes pueden ser al mismo tiempo muy tontos, recuerda el momento en que el hombre más inteligente de Estados Unidos intentó electrocutar a un pavo.
Benjamin Franklin, el político, científico e investigador, intentó capturar el "fuego eléctrico" en jarras de cristal para construir una forma primitiva de batería.

Tras conseguirlo, pensó que sería impresionante utilizar esa descarga para matar y asar un pavo para cenar.
Se convirtió en un truco habitual en sus cenas, en las que impresionaba a sus invitados con esta habilidad mágica.
Pero en una de estas demostraciones, Franklin se distrajo y cometió un error elemental: tocó una de las jarras mientras sostenía una cadena de metal en la otra mano.
"Los que estaban presentes dicen que el destello fue muy fuerte y el chasquido tan alto como el de una pistola", escribió con posterioridad.

"Luego sentí algo que no sé describir muy bien; un estallido en todo mi cuerpo, de la cabeza a los pies, que parecía al mismo tiempo interno y externo, tras el cual noté una sacudida violenta y rápida de todo mi cuerpo".
Aunque es fácil reírse de la excentricidad de Franklin, hay otros ejemplos aleccionadores.
El cirujano estadounidense Atul Gawande ha escrito sobre una gran tragedia en la medicina moderna: a pesar de sus increíbles habilidades, los cirujanos pueden causar muertes innecesarias simplemente por un descuido, como olvidarse de lavarse las manos o utilizar vendas limpias.

En los negocios, una idea miope puede provocar, por ejemplo, recortes presupuestarios que provoquen la caída de una empresa.

Una nueva forma de pensar
El problema, según Robert Sternberg de la Universidad de Cornell, es que nuestro sistema educativo no está diseñado para enseñarnos a pensar de una forma que sea útil para el resto de nuestras vidas.

"Ves a gente con muy buenas calificaciones que luego son muy malos líderes. Son buenos técnicos sin sentido común ni ética. Llegan a ser presidentes o vicepresidentes de empresas y sociedades y son completamente incompetentes".

Stenberg y otros hacen campaña para una nueva educación que enseñe a las personas a pensar de forma más efectiva.
Sus consejos nos pueden ayudar a todos a ser menos estúpidos.

1. Reconocer tus puntos ciegos
¿Piensas que eres más listo que la media de las personas? ¿No lo hacemos todos? Es algo que se llama "superioridad ilusoria", y se da de forma más aguda en las personas menos capaces.
En tu defensa, puede que digas que sabes que eres listo por tus resultados académicos o lo bien que lo haces en los concursos.
Si es así, es posible que sufras de un "sesgo de confirmación": la tendencia a fijarse solo en la evidencia que apoya tu punto de vista.
¿Todavía no estás convencido? Entonces los psicólogos dirían que sufres del "sesgo del punto ciego": una tendencia a negar los errores en tu propio pensamiento.
El hecho es que todos sufrimos de algún tipo de sesgo inconsciente, que abarca desde la decisión de comprar una casa hasta tus opiniones sobre el conflicto de Crimea.
Si quieres saber más sobre estos sesgos, lee La verdad sobre cómo tomamos decisiones

2. Estar preparado para ser humilde
"Un hombre no ismo que decir, en otras palabras, que hoy es más sabio de lo que era ayer",
escribió el poeta del siglo XVIII Alexander Pope.
Los psicólogos consideran que este tipo de pensamiento es un rasgo esencial de la personalidad conocido como "apertura mental".
Entre otras cosas, mide cómo lidiamos con la incertidumbre, y con qué rapidez y voluntad cambiamos de opinión si aparecen nuevas evidencias.
Es un rasgo que alguna gente encuentra muy difícil de cultivar, pero ese momento de desinflarse a uno mismo tiene recompensa en el largo plazo.
Philip Tetlock, de la Universidad de Pennsylvania, le pide a gente corriente que haga predicciones sobre cómo van a evolucionar los acontecimientos políticos complejos a lo largo de cuatro años.
Ha visto que los que hicieron mejores predicciones utilizaron su apertura mental tanto como su elevado coeficiente intelectual.
La humildad intelectual toma muchas formas, pero en el centro está la capacidad de cuestionar los límites de tu conocimiento.
¿En qué asunciones basas tú decisión? ¿Son verificables? ¿Has buscado ejemplos de situaciones similares para comparar?

3. Discutir con uno mismo
Si menospreciarte a ti mismo no es tu rasgo más fuerte, hay una estrategia simple para reducir estos sesgos: asume el punto de vista diametralmente opuesto y empieza a argumentar contra tus propias convicciones.
Otra táctica es ponerte en el lugar de otro e imaginar lo que piensa, algo que puede ser muy útil cuando lidiamos con problemas personales.

4. Imagina ¿qué pasaría si...?
Uno de los problemas que Sternberg más critica del sistema educativo es que no nos enseña a ser prácticos ni creativos.
Aunque ya no nos enseñen con los ejercicios de memorización, muchos profesores ni siquiera enseñan el el tipo de flexibilidad que es más necesaria en la vida real.Una forma de desarrollar esta habilidad podría ser volver a imaginar acontecimientos clave.
Los estudiantes de historia podrían escribir un ensayo explorando "Cómo sería el mundo si Alemania hubiese ganado la segunda Guerra Mundial?
Puede sonar caprichoso, pero se trata de forzarte a considerar las distintas posibilidades y de construir hipótesis.

5. No subestimar las listas de verificación
Como demuestra el accidente de Benjamin Franklin, la distracción y los despistes pueden ser la ruina del mejor entre nosotros.
Cuando se lidia con situaciones complicadas, es fácil olvidar lo básico. Por eso, Gawande es un férreo defensor de las listas de verificación.

En el hospital John Hopkins de Estados Unidos, por ejemplo, una lista con cinco puntos para recordar a los médicos los pasos básicos de higiene redujo la tasa de infecciones de diez días del 11% al 0%.
Una lista similar para los pilotos estadounidenses en la segunda Guerra Mundial, recordándoles los procedimientos básicos para el despegue y el aterrizaje, redujo las muertes a la mitad.
Como dice Gawande, se trata de profesionales con las mejores habilidades y la tecnología más avanzada. Sin embargo, un simple papel acabó salvando muchas vidas.

Sea cual sea tu profesión, vale la pena considerar estos datos antes de asumir que ya lo sabes todo.
Practica estos pasos, y puede ser que empieces a descubrir talentos que hasta ese momento no habías reconocido.
"La inteligencia no es un resultado en un test, es la habilidad de saber qué quieres en la vida y de encontrar formas de conseguirlo",dice Sternberg, incluso si esto conlleva darse cuenta de tus propias tonterías.

Enfermedades y Fitoterapia


ABCESOS: Cataplasmas de hojas de col, calentadas con la plancha y aplicadas directamente (cámbiese cada 15 minutos). También es aconsejable los baños de malva, si es posible, bañar la parte del cuerpo afectada.
ACIDEZ DE ESTOMAGO: Infusión de semillas de anís: 5 ó 10 pulgaradas por litro de agua, eventualmente con una pulgarada de espliego y otra de menta (de 2 a 3 tazas al día). También infusión compuesta de camomila y menta (una pulgarada por taza)
ACNÉ: Pediluvios y maniluvios de la composición siguiente: un puñado de hojas de alcachofa, un puñado de hojas de bardana, un puñado de hojas de celidonia, un puñado de flores y raíces de malva y un puñado de flores de salvia por cada 2 litros de agua. Con dos baños al día, especialmente si se trata de acné hepática o, sencillamente si no se pueden tomar baños un infusión de tomillo.
AEROFAGIA: Compresas calientes en el estómago; maniluvios y pediluvios de la siguiente composición: una pulgarada de hojas de helenio, una pulgarada de hojas de menta, una pulgarada de flores de milenaria, una pulgarada de oxiacanta, una pulgarada de hojas y flores de salvia y una pulgarada de hojas de zarza por litro de agua. O bien, una taza después de las comidas de la siguiente composición: anís, hinojo, salvia.
AHOGO: Infusión de: 2 pulgaradas de espliego, 2 pulgaradas de melisa, 2 pulgaradas de naranjo, 2 pulgaradas de oxiacanta y 2 pulgaradas de verbena por litro de agua (de 2 a 4 tazas por día)
ALBUMINURIA: Medio puñado de hojas y vainas de retama negra y una cebolla grande rayada por 2 litros de agua.
ALERGIA: Albahaca, anís, romero, tomillo y verbena (1 pulgarada de cada una para una cantidad equivalente a dos tazones)
ALIENTO: Masticar durante un cuarto de hora una pulgarada de perejil fresco y a continuación comer una manzana.
ANEMIA: Zumo de espinacas mezclado con zumo de zanahoria, de ortiga y rábano blanco. (3 ó 4 tazas al día). También infusiones de romero (pulgaradas por taza)
ANGINA DE PECHO: Como preventivo, bébase cada noche una infusión de salvia y tila a razón de dos pulgaradas de cada una por taza.
ANGINAS: Infusión muy caliente de: un puñado de hojas de ortiga, un puñado de pétalos de rosa roja, un puñado de hojas de violeta y un puñado de hojas de zarza (de 3 a 4 tazas al día). Dado que es preferible prevenir que curar, a la llegada del invierno, todas las noches, una infusión de tomillo a razón de 2 pulgaradas por tazón.
ANGUSTIA: Infusión de oxiacanta, déjese reposar una pulgarada de flores por tazón de agua durante diez minutos con un higo y una ciruela pasa. También, infusión a discreción de: 2 pulgaradas de verbena, 2 pulgaradas de menta, 2 pulgaradas de tila y 2 pulgaradas de camomila por litro de agua.
ASMA: Infusión de la siguiente composición: un diente de ajo machacado, 2 pulgaradas de pétalos de amapola, 2 pulgaradas de tomillo, 2 pulgaradas de espliego y una pulgarada de frutos de anís por litro de agua.

BRONQUITIS: Consumir de 2 a 3 tazas diarias, de la siguiente infusión (por litro de agua) una pulgarada de salvia, de tomillo y ortiga.

CABELLO: Contra la caída del cabello, vivamente, abedul, berro, diente de león, nogal y ortiga, también una decocción de salvia y romero, un puñado de cada uno por litro.
CALAMBRES DE ESTÓMAGO: 3 pulgaradas de salvia, 2 pulgaradas de espliego y melisa, 1 pulgarada de anís y orégano por litro de agua, una taza antes de las comidas.
CÁLCULOS BILIARES: Compresas calientes sobre la vesícula y maniluvios y pediluvios de la composición siguiente: Un puñado de hojas de alcachofa, medio puñado de raíces y hojas de achicoria, medio puñado de diente de león, medio puñado de raíces de grama rayadas y un puñado de pétalos y cápsulas de amapola (compresas a discreción; 2 baños o más al día)
CÁLCULOS URINARIOS: Infusión de la composición siguiente: medio puñado de flores de borraja, medio puñado de hojas de bardana, medio puñado de raices de grama y un puñado de pelos de panocha (3 tazas al día) Aplíquese también compresas sobre los riñones y maniluvios a los que se agregará medio puñado de hojas de celidonia. Si no tienen a mano todas estas plantas, pueden hacer una infusión de 4 pulgaradas de albura de tilo y una pulgarada de menta por tazón de agua (3 tazas al día)
CALLOS: Colocar sobre el callo un diente de ajo machacado, después protegerlo con esparadrapo la piel de alrededor. También se pueden eliminar callos con un emplasto de hojas de hiedra y hojas de celidonia confitadas en vinagre, emplasto que se cambiará con frecuencia.
CELULITIS: Compresas o baños locales de una mezcla de celidonia y hiedra (medio puñado de cada una por litro de agua) acompañados de la infusión siguiente: menta, espliego, tilo, verbena y albahaca (una pulgarada de cada uno por cada 2 tazones de agua)
CIÁTICA: Baños de asiento, maniluvios y pediluvios de: un puñado de hojas de celidonia, un puñado de hojas de col, un puñado de menta y un puñado de tomillo por cada dos litros de agua. También cataplasmas de helecho o de hojas de col calientes.
CIRCULACIÓN DE LA SANGRE: Comer mucho ajo y tomar regularmente una infusión de la composición siguiente: anís, menta, salvia, albahaca, verbena (una pulgarada de cada por tazón de agua)
CISTITIS: Infusión compuesta de estigmas de maíz (un puñado) amapola (medio puñado) mirtilo (un puñado de frutos) un puñado de rabos de cereza por litro de agua (de 2 a 3 tazas al día) También una decocción de flores de brezo, 2 pulgaradas por taza de agua (2 a 3 tazas por día)
COLESTEROL: Infusión de 3 dientes de ajo, 2 pulgaradas de perifollo, una pulgarada de espliego y 3 pulgaradas de salvia por litro de agua (de 2 a 3 tazas por día). También infusión de una pulgarada de menta, una pulgarada de hinojo y una pulgarada de albura de tilo por tazón de agua.
CÓLICOS: Una infusión bien caliente de 2 pulgaradas de espliego, 2 pulgaradas de tila, 2 pulgaradas de orégano y malva por litro de agua (2 tazas al día)
CÓLICOS HEPÁTICOS: Cataplasmas de hojas de col y hojas de berro picadas, mezcladas con una clara de huevo a punto de nieve. También una buena infusión de menta fresca (un puñado de planta por litro de agua)
CÓLICOS NEFRÍTICOS: Baños de asiento de la siguiente composición: un puñado de raíces de grama, un puñado de barbas de maíz y un puñado de flores de malva por litro de agua (2 ó 3 baños al día). También 2 ó 3 infusiones al día de: albura de tilo y verbena a razón de 2 pulgaradas por taza.
CONTUSIONES, GOLPES Y CAÍDAS: Tintura de árnica en compresas. Una tisana vulneraria a base de milenrama y verbena (una pulgarada por tazón de agua)
CORTES: Un cataplasma de milenrama fresca sobre el corte o un vendaje impregnado de decocción de aquilea milenrama a razón de un puñado por litro de agua. También un vendaje impregnado de decocción de salvia en agua, vino blanco o cerveza.

DIARREA: Maniluvios y pediluvios de la siguiente composición: un puñado de malva (flores y raíces) un puñado de ortigas (hojas) y un puñado de espírea (flores) por 2 litros de agua, dos baños al día. También enemas de decocción de flor de tilo a grandes dosis (por lo mens 3 puñados por litro de agua) FITOTERAPIA DIENTES: Si tienen las encías inflamadas, que mastiquen berro, si el dolor procede por una caries, introduzcan en la muela hueca un algodoncito impregnado en una maceración de menta pimentada en alcohol. Si no es más que un dolor leve, mastiquen hojas de malva secas, humedecidas en agua destilada.

ESTREÑIMIENTO: Infusión de anís, salvia, camomila, verbena y albahaca (una pulgarada por cada tazón; uno o dos tazones al día)

FIEBRE: Infusión de verbena, a una pulgarada de planta por taza.
FLUJO BLANCO, VAGINITIS: Duchas vaginales del siguiente preparado: un puñado de hojas de helenio, un puñado de hojas de zarza, un puñado de pétalos de rosa y un puñado de salvia en dos litros de agua (2 ó 3 tazones al día). También irrigaciones del siguiente preparado: un puñado de romero y un puñado de tomillo en dos litros de agua.

GARGANTA, FARINGITIS, LARINGITIS, TRAQUEÍTIS: Gargarismos del siguiente preparado: un puñado de flores de helenio, un puñado de raíces de grama, un puñado se raíces de col, un puñado de hojas de amapola, un puñado de flores de malva y un puñado de flores de violeta por 2 litros de agua. También es aconsejable todas las noches, una infusión de, una pulgarada de tomillo, de menta y de flores de malva para un tazón de agua.
GINGIVITIS: Enjuagues de infusión de rosa, medio puñado de pétalos, salvia, medio puñado, violeta, medio puñado y medio puñado de frutos de mirtilo por litro de agua. También infusión de tomillo a 2 pulgaradas por tazón.
GRIPE: Una infusión del preparado siguiente: 15 pulgaradas de hojas de abedul, 5 pulgaradas de violeta y 5 pulgaradas de tila por litro de agua (3 ó 4 tazas al día)

HEMORRAGIAS: Apósitos de milenrama, para las hemorragias nasales, es aconsejable introducir en la nariz un algodón empapado en una infusión o decocción de milenrama.
HEMORROIDES: Baños de asiento del siguiente preparado: un puñado de hojas de milenrama, un puñado de raíces y hojas de cardo mariano, un puñado de raíces de grama y un puñado de flores de espliego en 2 litros de agua (2 baños al día) También baños de asiento de una decocción de perifollo y leche (un puñado por litro).
HERPES: Cataplasmas de hojas de col, berro y nabo calientes.
HÍGADO: Después de las comidas principales, una infusión del siguiente preparado: anís, albahaca, hinojo, menta, romero, ajedrea y perifollo, a una pulgarada de cada por razón de agua.

IMPOTENCIA, FRIGIDEZ: Fricciones de ajo en la base de la columna vertebral; además una infusión de: 6 pulgaradas de ajedrea, 2 pulgaradas de romero, 2 pulgaradas de menta y 2 pulgaradas de verbena por litro de agua (2 veces al día durante cuarenta días) Transcurridos los 40 días, sustitúyase durante 3 días, la infusión anterior por una infusión de ajedrea sola a razón de 6 pulgaradas de planta por tazón.
INCONTINENCIA URINARIA, ENURESIS: Infusión de verbena, anís y ajedrea cada noche (una pulgarada de cada planta por tazón de agua).
INDIGESTIÓN: Una infusión compuesta por camomila, 2 pulgaradas, grosellero negro, 2 hojas, estragón, 2 pulgaradas, orégano, una pulgarada y verbena, 2 pulgaradas por litro de agua, una o dos tazas después de las comidas. También una infusión todas las noches de anís, albahaca, menta y ajedrea, una pulgarada de cada por tazón.
INSOMNIO: Baños completos de tila o bien, maniluvios y pediluvios del siguiente preparado: flores de oxiacanta, flores y cápsulas de amapola, hojas de menta y tila. También, todas las noches una infusión a base de una pulgarada de tila, una pulgarada de verbena y una pulgarada de orégano.

DOLOR DE CABEZA: Infusión del siguiente preparado: verbena, camomila, serpol, albahaca (una pulgarada de cada por tazón de agua)

MENSTRUACIÓN: Contra la amenorrea o falta de menstruación es aconsejable duchas vaginales del siguiente preparado: un puñado de milenrama, un puñado de flores de helecho, un puñado de perejil fresco y un puñado de salvia por cada dos litros de agua. Contra la dismenorrea o la menstruación irregular, por cada dos litros de agua para las duchas vaginales de: un puñado de milenrama, un puñado de hojas de menta, un puñado de perejil y un puñado de salvia. Contra la metrorragia o hemorragia uterina, duchas vaginales, maniluvios y pediluvios de: una cabeza de ajos machacada, un puñado de flores de oxiacanta, un puñado de flores de celidonia, un puñado de malva, un puñado de zarza y un puñado de salvia por cada dos litros de agua.

NEURALGIAS: Pediluvios y maniluvios del siguiente preparado: un puñado de celidonia, un puñado de hojas de col, un puñado de tomillo por cada 2 litros de agua. Estos baños deberán acompañarse con purgas suaves y frecuentes. Muchas veces da buenos resultados una cura de verbena sola en infusión (2 pulgaradas de planta por cada tazón de agua, cada noche)
NEURASTENIA O DEPRESIÓN NERVIOSA: Pediluvios o maniluvios del siguiente preparado: un puñado de flores de oxiacanta, un puñado de flores y hojas de salvia y un puñado de violeta para dos litros de agua en 2 baños al día. O bien, si no son posibles los baños, una infusión de verbena, tilo, salvia y tomillo (una pulgarada por tazón de agua todas las noches) También, una vez más, la infusión indicada ya para la ANGUSTIA.

OBESIDAD: Una infusión compuesta por rabos de cereza (medio puñado) hojas de alcachofa (medio puñado) maíz (medio puñado de estigmas) y rosa (un puñado de pétalos) por litro de agua 2 tazas al día. Pero no hay resultado duradero sin una higiene vital, régimen alimenticio riguroso, todo ello acompañado de baños de vapor y enérgicos masajes.
OJOS: Las enfermedades oculares exigen colirios de aciano y de maravilla, o bien, si no es más que un hinchazón de párpados baños de decocción de camomila (5 flores por tazón de agua)
PICADURAS DE INSECTOS: Es aconsejable frotar la picadura con ajo fresco o plantas frescas de malva.
PIOJOS, PULGAS, CHINCHES: Para prevenirse contra estos insectos, frotar e cuerpo con lavando o tomillo fresco.
PSORIASIS: 2 pulgaradas de camomila, espliego, salvia, tila y tomillo por cada tazón de agua, tomando 3 tazas l día.

QUEMADURAS: Cataplasmas locales de una mezcla bien picada de zanahoria, col, espinaca y hojas de hiedra trepadora (una sola por cataplasma) todo ello humedecido con zumo de ortigas y salpicado de pétalos de maravilla. Si, sencillamente, no se trata más que de una picadura leve: aplicación de hojas de hiedra frescas, bien lavadas.

RESFRIADOS: Vale más prevenir que curar, hagan pues una cura de tomillo y serpol a la llegada del invierno, esto evitará muchos malos ratos. En caso de padecerlo, una infusión de 2 pulgaradas de tomillo y 2 pulgaradas de serpol por litro de agua tomando de 3 a 4 tazas al día.
RETENCIÓN DE ORINA: Cura de fresas en du temporada, tisana de rabos de cerezas, infusión de barbas de maíz o infusión de diente de león. También infusión de hojas de fresera, si puede ser encontradas sanas.
REUMATISMO: Una infusión de la composición siguiente: una pulgarada de camomila, una pulgarada de espliego, 2 pulgaradas de violeta, 2 pulgaradas de salvia, 2 pulgaradas de romero por litro de agua (4 tazas al día) Al mismo tiempo maniluvios y pediluvios del preparado siguiente: un puñado de brezo, un puñado de bardana, un puñado de camomila, un puñado de celidonia, un puñado de raíces de grama, un puñado de flores de retama negra, un puñado de espliego y una cebolla picada, para 2 litros de agua. Además, cama de helechos y cataplasmas de col caliente.

SUDORES: Una decocción de retoños de abeto

TEMBLORES: Una infusión ligera de tila y camomila (2 pulgaradas de cada por litro de agua)
TENSIÓN: Es aconsejable comer mucho ajo y beber regularmente una infusión de oxiacanta, contra la hipertensión, maniluvio y pediluvios del siguiente preparado: Una cabeza de ajos, un puñado de oxiacanta, un puñado de celidonia y un puñado de flores de retama negra para dos litros de agua (2 baños al día) Contra la hipotensión, maniluvios y pediluvios, de un puñado de oxiacanta, un puñado de branca ursina bastarda, un puñado de cardo mariano y un puñado de barbas de maíz (2 baños al día). Para regularizar la tensión, beber todas las noches una infusión de: una pulgarada de menta, una pulgarada de albahaca, una pulgarada de verbena y una pulgarada de camomila en un gran tazón de agua.
TORCEDURAS Y ESGUINCES: Tintura árnica o cataplasmas de hojas de col caliente. También compresas empapadas en una decocción de hojas de celidonia (un puñado por litro de agua que se dejará reducir en una tercera parte.
TOS: Una infusión de borraja o infusión de violeta. Maniluvios y pediluvios de la composición siguiente: un puñado de borraja, un puñado de hiedra, un puñado de malva, un puñado de menta, un puñado de perejil y un puñado de violeta para dos litros de agua. También una infusión de: Medio puñado de tomillo, medio puñado de serpol, medio puñado de salvia y un puñado de flores de malva por litro de agua (2 a 4 tazas por día).

ÚLCERA: Cataplasmas de hojas de col, nabo u ortiga calientes, maniluvios del siguiente preparado: un puñado de bardana, un puñado de cardo, un puñado de hiedra trepadora, un puñado de zarza y un puñado de zarza por cada dos litros de agua. (de 2 a 4 baños al día). También compresas empapadas en una decocción de verbena, de salvia o de ajedrea, a un puñado de planta por litro)

VARICES: Maniluvios, nunca pediluvios porque puede resultar peligrosos del siguiente preparado: un puñado de oxiacanta, un puñado de flores de retama, un puñado de milenrama y un puñado de pétalos de rosa para 2 litros de agua. También una infusión de la composición siguiente: menta, salvia, albahaca, verbena (Una pulgarada de cada para un gran tazón de agua; un tazón al día)
VERRUGAS: Zumo de celidonia o rodajita de ajo aplicada directamente sobre la verruga, después de proteger la piel de alrededor con un esparadrapo.
VÓMITOS: Para combatir los vómitos nerviosos y espasmódicos, tómese bebidas frías, a pequeños sorbos o un pedacito de hielo chapado lentamente a menudo calman. Para los vómitos de sangre, una infusión de la siguiente composición: 2 pulgaradas de milenrama, 2 pulgaradas de alquimila, una pulgarada de árnica, 2 pulgaradas de zurrón de pastor (varias tazas al día en caso necesario) Pueden reducirse las pérdidas de sangre con aplicación de hielo o administrando bebidas frías, especialmente zumo de ortigas.

La infección espiritual a través de la falsa luz

Ruben Torres Sierra
La Cosecha de Almas

Una de las peores infecciones que ha sufrido la mente humana, ha surgido en la mente de muchos de los mal llamados, despiertos. Los amos del holograma previendo ese inminente despertar, pusieron en marcha una operación de contaminación de las mentes de esos despiertos, una operación calculada con la que infectar para siempre su espiritualidad. Uno de sus primeros pasos fue crear un redil en el que todo aquel Ser que fuera consciente de la gran mentira y comenzara a trabajar con su energía e iniciara un trabajo de conocimiento interior, se topara con toda la artillería pesada. Existían varias vertientes, tres grandes grupos de despiertos, los que buscaban su esencia espiritual, para los cuales prepararon una progenie de Guías, Yo Superiores o Maestros ascendidos. El siguiente grupo son los que aun arrastraban algún poso cristiano y para ellos tenían preparados toda da una jerarquía celestial, ángeles, arcángeles, coros, etc. Por ultimo, estaban los despiertos que no albergaban una creencia religiosa anterior demasiado pronunciada, para estos la manzana envenenada tomo la forma de extraterrestres,Pleyadianos, Arcturianos, Sirianos o Comandantes Galácticos, eso sí, todos estos ETs, eran altos, rubios y guapos, no solo eran mas evolucionados, si no que el concepto estético que proyectaban era bastante estereotipado y básico, con respecto a la gran cantidad de razas distintas que existen.

Si tomas estas tres formas de contacto por separado, es muy probable que jamás te percates del engaño, es mas, aunque te des cuenta del timo, preferirás seguir engañado a reconocer lo equivocado que estabas, es duro, pero real. Todos se mueven igual y hacen los mismos rituales, tanto guías, como ángeles, como extraterrestres, tienen un mismo patrón repetitivo. Todos canalizan información esencial para la humanidad y para el despertar general, la evolución del espíritu y la comprensión de si mismos. Todos utilizan pseudo lenguaje, enrevesado y confuso, que dará, para un amplio abanico de interpretaciones (como con la religión). Todos nos darán las técnicas necesarias para abrir los chakras y crear una comunicación perpetua con lo sutil, técnicas de sanación, manejo de energías, rituales y ceremonias de todo tipo, para, trabajar a través de todas esas técnicas ancestrales y sagradas, meditaciones guiadas, símbolos y geometrías que están lejos de ser sagradas. Por supuesto, todos vienen de otras dimensiones. Usan mucho este erróneo y confuso termino, ningún ente, te explicara realmente de donde viene, para que viene, ni mostrara su aspecto real, pero te sueltan lo de las dimensiones y lo evolucionados que están y a tragar...

Vivimos en un entorno cerrado donde los entes que nos controlan toman distintas formas para engañarnos y controlarnos.
Muchos se percataron de la argucia, y vieron en el movimiento New Age, una mentira equivalente, a la de las religiones que abandonaron anteriormente, se desprendieron de ciertos gurús (que se han reinventado y convertido en terapeutas holísticos) se desprendieron de la mayor parte de la filosofía, que mezclaba el cristianismo, el hinduismo,el budismo y el Islam, con conocimientos de la antigua gnosis, una ensalada contaminada con creencias de todo tipo, que aun hoy muchos arrastran, un buenrrollismo, que escondía la represión del Yo. Hoy pertenecer a alguno de estos grupos es casi un insulto, esta tan desprestigiado, que nadie reconoce haber caído en sus redes, nadie, absolutamente nadie y con razón, porque este movimiento infecto de mala manera las mentes y dejo desorientados a una gran cantidad de despiertos. Es curioso como después de unos años en los que muchos estuvieron practicando técnicas de control del ego, hoy son seres agresivos e irascibles, que a la mínima te saltan a la yugular, pero en fin, debe ser que no practicaron lo suficiente o que en el fondo los manipularon de mala manera.

Hoy tras la resaca Nueva Era y tras aprender que el ego no es tu enemigo, aun muchos andan perdidos en ese letargo, que es el falso despertar espiritual. Asumieron que el camino es la búsqueda interior, pero se negaron a tomar esta responsabilidad y siguieron abrazados, a sus guías, sus pleyadianos o sus arcángeles, o sea, siguieron engañándose a si mismos, y se negaron a madurar, se negaron la posibilidad de crecer y tomar un camino difícil y lleno de oscuridad, lleno de traumas que sanar y trabajo duro que realizar, un trabajo de integración de su propio Ser, sin intervención divina o externa, que solo impide que recuerden quiénes son y cuál es su verdadero potencial. Se niegan el conocimiento real de sí mismos y se siguen zambullendo en el miedo y la incapacidad. El menosprecio que viven, propicia que jamás se escuchen a sí mismos, que jamás oigan su Yo interior, el verdadero Yo superior, que vive en ellos, que no es mas que ellos mismos gritando hasta quedar afónicos, porque su consciente esta tan acomplejado y minusvalorado, que se niega a oírse. Estas personas buscan ansiosas una fuente donde saciar su sed de conocimiento, pero la única fuente de agua pura está en su interior, están tan perdidos buscando fuera, que hablarles del conocimiento asumido a través de la propia intuición y la propia integración, les suena a ciencia ficción. No aprendieron a meditar de forma correcta y necesitan musiquita relajante, mantras, necesitan guía, porque sus mentes están llenas de ruido, de miedo y de una nula auto estima. Son incapaces de empezar a tomar conciencia y saber lo que son o por lo menos, intentarlo. Es tan sencillo que es rechazado, por la panoplia que utiliza la falsa luz.

La falsa luz esconde su verdadero aspecto.
Es mas cómodo que los Pleyadianos salven la Tierra y los guías nuestro alma, que arremangarnos y ponernos a trabajar. Creemos en la reencarnación, pero se nos aprieta el culo ante la posibilidad de morir, creemos en Dios, pero nos acojonamos ante la posibilidad real que exista. Tenemos alma, pero tenemos una completa ignorancia sobre sus cualidades y permitimos que otros nos la manipulen. Nos arrojamos al abismo de la ignorancia, preferimos creer, a saber, preferimos delegar, a tomar responsabilidad, preferimos la iluminada irrealidad, que la realidad escabrosa e incómoda. Porque la verdad es incómoda, todos la buscan y creen en su inmadura percepción, que detrás de la verdad, se encuentra un mundo de color y amor eterno, en armonía y hermandad, y quizás así sea, pero antes de recoger el premio, hay que luchar y trabajar para conseguirlo. La verdad es dolorosamente incomoda, es una rosa plagada de espinas envenenadas, porque la verdad, la pura y real verdad, no la quiere oír nadie, nadie quiere asumirla y nadie es lo suficiente valiente como para soportarla, por eso seguimos con esos falsos guías, esos falsos maestros y esos falsos extraterrestres, preferimos que otros nos saquen las castañas del fuego, pero eso no es despertar, solo es cambiar de postura en un sueño eterno, despertar es enfrentarse a la realidad por incomoda que esta sea.

Tirar abajo todo, literalmente todo, y no dejar mas que una estepa árida, llena de escombros derruidos, un solar mental para limpiar y empezar a construir una mentalidad basada en el conocimiento real de nosotros, no dejarse embaucar por esos entes,que buscan que continúes preso. Porque eso es lo que eres, un preso, un esclavo, encerrado en un planeta precioso, azul, lleno de maravillas, de posibilidades, con un grandísimo potencial, pero no es mas que una jaula dorada, tal cual está actualmente concebido.

Normalmente nuestras mentes se encuentran abiertas y expuestas, pero una vez que activamos nuestros puntos energéticos, somos completamente vulnerables, somos presa fácil para una manada de lobos hambrientos, que nos llevan eones de ventaja y que nos conocen mejor que nosotros mismos. Unos lobos con capacidad de mudar su piel y disfrazarse a su antojo, entes posesivos, que no dudaran en embaucarnos y en llevarnos al huerto a la mínima, y sin apenas esfuerzo. Para ellos no les cuesta nada tomar el rol que desean, pueden leer tu mente a su antojo y tomaran la forma que tu ansiosamente deseas contactar, proyectaran en tu mente una figura celestial, un pleyadiano o un maestro, Jesús, Buda o el que sea, su iluminación no es mas que un disfraz, no son seres de luz y no son seres especiales, son parásitos, que te tentaran y te engañaran cual diablo, para sacar de ti, lo que tú, ni siquiera sabes que tienes.

No podemos pensar que con una actitud pasiva vamos a lograr nuestra evolución.
Llama la atención que muchos de estos personajes que fueron poseídos por entes que los utilizaban para difundir su literatura envenenada, desecharan sus identidades y tomaran unas nuevas. Identidades, con nombres recurrentes, era raro ver una canalización de alguien que se llamara Antonia García por ejemplo, siempre se rebautizaban con nombres con haches y eses intercaladas por todas partes, era esencial distinguirse entre los borregos, para que a estos les quedara claro su papel de elegidos, ungidos por la gracia del ser especial y evolucionado que les eligió para emprender su cruzada personal, en el fin de los tiempos que se avecinaba. Un tonto útil, en un plan muy bien pertrechado, aun sigue habiendo un amplio catalogo de tontos útiles que se reciclaron y montaron centros de sanación, Reiki o registros akashicos, donde a cambio de vender tu alma al diablo, te sanan una enfermedad o te dicen que fuiste el hermano bastardo de Carlo Magno en otra vida.

Se que con esto, no me gano amigos, pero no hago esto para tener amigos, si no para despertar verdaderamente las conciencias, es duro que te digan la verdad, es duro asumir que te han engañado, que vives o has vivido a la merced de un ente negativo, pero de eso se trata el juego, para eso encarnamos, para reconocernos a nosotros y saber quiénes somos, errar la veces que haga falta, hasta que la hostia que nos damos es tan grande, que finalmente nos despertamos de verdad. Es una pena que necesitemos un jarro de este agua tan fría, para espabilarnos definitivamente, pero no hay tontería que no se quite, con un buen par de estos bofetones existenciales, allí donde mas nos duele. Muchos leeréis esto y después buscareis la ultima canalización de turno que os calme la conciencia y os diga que el Cabal está prácticamente derrotado y vais a iros a la quinta dimensión antes que canta un gallo, esto es una forma de segregar endorfinas y calmar la conciencia, pero no es la verdad. Cada uno sabe lo que mas le conviene y finalmente es el criterio de cada uno lo que prevalece, no podemos obligar a nadie a que tome la opción correcta, esta tiene que ser integrada y comprendida, por lo general se suele llegar a ella del peor modo, pero tarde mas o tarde menos, todos acabaremos llegando. Si decidiste entretenerte por el camino con angelitos o extraterrestres, estás en tu derecho, pero luego no te lamentes de algo que fue decisión puramente tuya. Ellos te tientan, pero no te obligan, ellos te muestran, pero tú eliges, ellos te ofrecen y tú tomas, así que la culpa al final es de cada uno. La manzana cuelga del árbol y el conocimiento es tentador, ahora tú debes averiguar si esa manzana es comestible o no.

Un cuento para "Darse Cuenta"

Virginia Gawel
www.centrotranspersonal.com.ar

Escribí este cuento en 2004 para un programa de radio que en aquél año realizaba. Está basado en algo real que viví yo misma con mi padre. Hoy lo encontré, y quiero convidarlo para quien pueda servirle. Va con mi abrazo!

Eran demasiado parecidos: con el enojo a flor de piel. Y, tal como dos combustibles resultan peligrosos de juntar, permanecían estancos, uno al lado del otro, hasta que alguna chispa insignificante los inflamaba. Y, a la hora de la explosión, poco importaba cuál de los dos se había encendido primero: la cosa quemaba, y no era fácil apagarla.

Ese día, Alex había vuelto de la Facultad irritado: los docentes estaban de paro, por lo cual, ni bien había llegado a Buenos Aires, tuvo que volver a subirse al tren, y, allí, aprovechar el tiempo dándose clase a sí mismo. Es que... si no estudiaba en el tren, no había dónde ni cuándo: la única manera en que podía costear sus estudios era trabajando medio turno en una escribanía. Así que, las seis horas de viaje diario (tres de ida y tres de vuelta) se habían convertido en su principal tiempo de estudio, y el tren, en su cuarto de lectura.

Psicología! ¿Por qué él, hijo de metalúrgico, criado en un pueblo perdido en el Oeste, había ido a parar a una carrera así? Pero es que... no podría haber sido otra. Siempre haciéndose preguntas, sensible, introvertido, huraño y solitario, leyendo esos libros raros...

Los libros a veces le dejaban la cabeza como panal de abejas caído de un árbol: sus pensamientos zumbaban, giraban, lo ensordecían con su agitada inquietud. Sus casi veinte años eran un hervidero de sentires. Y esas emociones pocas veces se dejaban domesticar: más parecían potros salvajes, imposibles de ser enlazados, y mucho menos de permitir ningún arnés. ¡Tantas veces se pescaba a sí mismo diciendo lo que no quería a quien no debía! De pronto se daba cuenta de lo que había hecho, de lo que había salido de su boca, se mordía la lengua... pero ya era tarde. Ya su dardo se había insertado en la yugular del contrincante, aguda y certeramente, allí donde más le doliera.

A veces disfrutaba de tener esa habilidad verbal, pero las más de las veces el sabor final al derrotar a su oponente era más parecido al de las naranjas amargas. ¿Por qué no podía parar antes, al menos un instante antes?

¡Y es que... era como su padre! De él había heredado esa reactividad de relámpago, ese modo rápido y marcial de dejar al otro sin palabras. El solo pensar en lo parecidos que eran le fastidiaba. Cómo no iban a discutir! Pero, tengo que decirlo: cuando la discusión era con su padre, al ganar no le quedaba ese gusto amargo: derrotarlo con su dialéctica le hacía sentir cierto poder, cierta confianza en sí mismo y en su propia inteligencia.

Bueno... al menos así había sido hasta hacía poco. Últimamente, algo extraño le estaba pasando: ganar la pulseada con su padre ya no le estaba resultado tan grato. Quizás porque estaba comenzando a verlo con otra mirada, y se daba cuenta de quién era su padre: un desconocido. Alguien a quien había dado por sentado: "Es mi papá". Sin embargo... ¿quién era? ¿Cómo era? ¿Qué pensaba cuando se quedaba en sus largos silencios? ¿Qué sentimientos pulsaban en su interior?

Cuando Alex leía en sus apuntes de la Facultad sobre la figura del padre, buscaba encontrarlo retratado en las descripciones; de aquí y de allá iba rescatando porciones de su realidad, como quien arma un rompecabezas cuya figura final aún no es deducible.

A escondidas de la Psicología oficial, Alex se sentía cautivado por otraPsicología: Herman Hesse, Krishnamurti, Aldous Huxley le hablaban de otras ideas: de la importancia de tener conciencia de sí, del darse cuenta, del hacerse cargo de quien se es, de convertir la propia vida en un apasionante experimento...

Esas ideas trabajaban dentro suyo como el agua del río trabaja poco a poco la tierra de la costa. Algo le estaba sucediendo en lo íntimo de sí, pero aún no sabía qué.

¿Por qué estaba sintiendo esa insatisfacción al discutir con su padre, aunque le ganara? ¿Qué era eso? ¿El famoso Superyo del cual hablaba Freud? ¿Al fin y al cabo... culpa? ¿O algo más hondo aún, más de su alma, más propio del espíritu?

Lo cierto es que ese día sucedió: estaba, entonces, volviendo de la Facultad, cansado e irritado. Dejó en su habitación los libros, se lavó las manos, y se dispuso a cenar. Ya era tarde. Sin embargo, su padre y su madre aún estaban en la mesa. Se sentó como de costado, con su actitud habitual: extremadamente serio, metido para adentro como un caracol.

Después de un rato de silencio, en el que sólo sonaban los cubiertos contra la loza, la voz de su padre se hizo escuchar:

- ¿Se puede saber qué te pasa, que tenés esa cara?
Alex levantó los ojos del plato, y vio que le miraba desafiante, con el ceño fruncido y el mentón hacia arriba.
"Ahí empezamos otra vez", -se dijo Alex a sí mismo-. "No lo aguanto!
¿Por qué no me deja tranquilo? ¿Por qué no se mete en sus cosas?..."
Su padre detuvo el tenedor en el aire, como si fuera la batuta de un director de orquesta, acentuando con él cada sílaba de su consabida frase:
- Te recuerdo que esto no es un hotel.

Fue exactamente entonces que sucedió. Justo cuando se estaba encendiendo la mecha de su dinamita, Alex lo vio. Como si el tiempo se hubiera detenido, tomó conciencia súbitamente de toda la escena a la vez: se vio como desde afuera, sacando pecho y cargando aire como para lanzar un grito de respuesta; percibió los músculos de su propio cuello tensos como la cuerda de un arco a punto de dispararse; sintió el olor al guiso del invierno, con su dejo de orégano y laurel; escuchó afuera el ladrido nocturno de los perros; vio el rostro de su madre con su gesto angustioso, deseosa de que hubiera paz en la cena; todo eso percibió a la vez, y mucho más.

Pero sobre todo, en ese instante, en ese simple e inolvidable instante,vio a su padre: sus manos magulladas por la viruta y las herramientas, su rostro apergaminado por múltiples calderas, la dureza de su gesto, incompatible con sus ojos aguados y azules, como de niño... Lo vio. Y vio que lo que su padre le estaba diciendo, -del único modo en que sabía hacerlo-, era algo así como: "¿Qué te pasa, hijo, que estás tan serio? Qué bueno que hoy cenes en casa. Pero... cómo nos gustaría verte más contento, que no estuvieras siempre tan ensimismado, tan triste... No sabemos cómo llegar a vos."

Eso era lo que su padre le decía, pero sólo un traductor agudo y sensible podría haberlo entendido.

Sí: estaba viendo a su padre tal cual era, como si una membrana se hubiera roto dejándolo pasar al otro lado de la realidad. Y al darse cuenta, hubiera querido cambiar su propia actitud iracunda... suspender su enojo, soltar los cubiertos y abrazarlo... pero tampoco él pudo. ¡Cuánto hubiera querido! Pero no pudo.

Alex cerró los puños, abrió muy grandes sus ojos también azules y acuosos, y se levantó de la mesa, en silencio. Con paso rápido se fue a su cuarto. Cerró la puerta con un golpe seco, y se zambulló sobre su cama, boca abajo. Entonces lloró. Lloró no como un niño: lloró como un hombre. Por su mente pasaron escenas, lugares, momentos: su padre trabajando con las herramientas, y él, pequeño, chupándose el pulgar y mirando extasiado sus diestros movimientos; aquella vez en que papá no llegaba a casa, y él tenía miedo de que le hubiera pasado algo en la fábrica, hasta que por fin se escucharon por la vereda sus pasos vigorosos percutiendo el atardecer; la cantidad de veces en que a la madrugada, al irse a trabajar, su padre se acercaba despacito a su cama, creyéndolo dormido, y le dejaba un beso de aire (única ternura posible)...

Y se dio cuenta de que estaba llorando de amor, lloraba de belleza. Y sintió ternura. Y piedad. Piedad, sí, piedad. Porque su padre no había tenido posibilidades de que alguien le enseñara, de comprender sus propias emociones, sus silencios, sus dificultades. De que alguien le ayudara a parir su ternura.

Y Alex supo, inequívocamente, que si uno de los dos tenía que cambiar, ése era él. Porque él sí había recibido las herramientas: el sostén, el apoyo, la posibilidad de aprender... Se dio cuenta de cuánto él esperaba de su padre, cuánto forcejeaba para que fuera diferente y, por hacerlo, desperdiciaba el disfrutar de lo que su padre sí era: un hombre digno, un hombre bueno, un hombre lúcido y recto que se había hecho a sí mismo...

Poco a poco sus pulmones fueron encontrando más espacio dentro de su pecho. Se irguió en toda su estatura, y sus pies dudaron: pensó en ir hacia la cocina y decirles, contarles a ellos lo que había comprendido. Pero no, no pudo. Quiso, de verdad, pero su amor propio aún no sabía doblar en ángulo recto...

Se fue al baño, se lavó la cara, y, sigilosamente, salió por la puerta de calle. Sintió en las mejillas aún húmedas el frescor de la noche. A lo lejos, los perros seguían contándose sus novedades a la distancia. Poco a poco, la silueta de Alex se fue desdibujando en la oscuridad. Una paz desconocida, casi feliz, lo estaba inaugurando por dentro...

Y les parecerá extraño, pero esa fue la última vez que Alex discutió con su padre: cuando uno ha comprendido a fondo, ya no puede descomprender. Sin embargo... en algo se había equivocado: no se sabe bien por qué, si por su propia actitud, o por las vueltas de la vida, pero lo cierto es que con el tiempo también su padre fue cambiando: se fue volviendo más calmo, más abierto, más blando, más íntimo...

Todavía, cada tanto, es posible verlos juntos, en largas caminatas por las calles del pueblo, charlando de... no sé qué cosas, fundiendo sus dos sus siluetas, muy cercanas una a la otra, en lo oscuro de la noche...

La conexión entre la mente y el sistema inmune ó la Psicología profunda de la enfermedad

Alejandro Martinez Gallardo

Sabemos actualmente que nuestros estados de ánimo se reflejan directamente en nuestra salud. La eudaimonia, o la felicidad que viene del alma, parece ser clave para regular nuestro sistema inmune. Encontrar la eudaimonia, sin embargo, significa hacerle caso a nuestro demonio personal

En los últimos años se ha gestado discretamente un cambio de paradigma dentro de la ciencia, de la visión cartesiana reduccionista que cortaba de tajo y dejaba prácticamente incomunicados al cuerpo y a la mente, a una visión más inclusiva que considera a la mente-cuerpo como un solo sistema, dando lugar a disciplinas como la psicobiología y la psiconeuroinmunología. Hoy sabemos que nuestro estado de ánimo y los estímulos del medio ambiente tienen efectos a nivel celular y son tanto o más importantes para nuestra salud que nuestros genes. “La vieja forma de pensar era que nuestros cuerpos eran entidades biológicas estables, fundamentalmente separadas del mundo externo”, dice Steven Cole, profesor de medicina en UCLA. “La nueva forma de pensar es que hay mucha más permeabilidad y fluidez… nuestro cuerpo es literalmente producto del ambiente”.

Cole, moviéndose entre la ciencia dura y aspectos más suaves relacionados con el problema mente-cuerpo, intenta determinar la relación entre la “felicidad” y el sistema inmune: cómo reaccionan nuestras células a lo que subjetivamente llamamos felicidad –acaso así haciendo tangible lo que es la felicidad, encontrando una respuesta a esta pregunta milenaria, aunque desde la perspectiva parcial del cuerpo. Su trabajo lo ha llevado a concluir que “no hay duda de que la mente y el sistema inmune están ligados”.

Entrevistado por The Atlantic, Cole explica que experiencias negativas como un diagnóstico de cáncer, la depresión, el estrés, el trauma o el bajo estatus socioeconómico pueden afectar el perfil inmunológico de una persona. Mientras que “las experiencias de felicidad y la percepción de esas experiencias en nuestro cuerpo” también producen cambios en nuestros mecanismos biológicos, en sentido opuesto. Cole cree que estas experiencias positivas son capaces de “remodelar nuestra composición celular”. La antigua división entre el cuerpo y la mente que ha acompañado a la ciencia en sus fundamentos por tantos años no se sostiene: es prácticamente imposible que lo que experimentamos mentalmente (la imaginación, la fantasía, el pensamiento, la preocupación, la relajación, etc.) no se reproduzca también en nuestro cuerpo. Nuestra salud no sólo es el cúmulo de todas las cosas que hemos ingerido, el ejercicio que hemos hecho y nuestros genes, es también el agregado de todos nuestros pensamientos y emociones (nuestro cuerpo no puede dejar de registrar todos nuestros estados mentales y reprogramar su funcionamiento a partir de ellos).
Lo anterior nos obliga a tomar responsabilidad por lo que ocurre en nuestra mente en cada momento, sabiendo que, si bien un pensamiento aislado o una emoción fugaz seguramente no debilitarán significativamente nuestra inmunidad, la reiteración de nuestras formas de pensamiento y reacciones ante el mundo van apilándose y forman los hábitos y patrones que llegan a determinar nuestro estado de salud general. O, con mayor precisión: “La experiencia que tienes hoy afectará la composición de tu cuerpo por los siguientes 80 días, porque eso es el tiempo que tardan la mayoría de los procesos celulares”, dice Cole. ¿A cuántos ciclos de estrés de 80 días hemos sometido a nuestras células?
“Una de las funciones principales de la mente es mantener a bajo nivel la presión o, mejor dicho, no permitir que la presión surja desde un inicio”, dijo Manly P. Hall hablando sobre el “simbolismo psíquico” de algunas enfermedades. La mente, que es el regulador metabólico de todos los procesos orgánicos y que tiene la capacidad compensar desequilibrios con su acción intencional. Hay diferentes formas de ver esto, si tenemos una tendencia a estresarnos fácilmente puede generar el efecto contrario al deseado. Este pensamiento de preocupación o de frustración o de odio, puede ser la semilla de una enfermedad. Tal vez puedas percibirlo como una presión extra sobre tu facultad mental. Esto es una forma de verlo. Por otro lado también puede ser un respiro: tu actitud, la forma en la que empleas tu mente y la forma en la que te relacionas con el mundo puede sanarte, puede afectar directamente tus células y mantenerlas, como una brigada de soldados contentos y comprometidos con la estrategia nacional, atacando a tus enemigos verdaderos (y no volteándose en tu contra).

El sistema inmune tiene dos funciones principales: luchar contra agentes infecciosos y causar inflamación. La primera función es la que consideramos generalmente como señal de que nuestro sistema inmune funciona adecuadamente, en equilibrio, dirigiendo sus esfuerzos contra las verdaderas amenazas que enfrenta nuestro cuerpo. La segunda función, la inflamación, es en muchos casos el resultado de una sobreexcitación, ya sea porque introducimos agentes tóxicos a nuestro cuerpo (o que nuestro cuerpo percibe como tóxicos, como es el caso de algunas intolerancias a alimentos que la mayoría de las personas toleran perfectamente bien) o porque el estrés hace que nuestro sistema inmune esté combatiendo permanentemente enemigos invisibles –ya no virus o bacterias, sino quimeras. Además de causar dolor, la inflamación puede también dañar el tejido y con el tiempo producir una cuantiosa serie de enfermedades (la mayoría de las enfermedades neurodegenerativas, por ejemplo, parecen estar ligadas a la inflamación).

Cole realizó un estudio con sus alumnos cuyos resultados nos ayudan a entender mejor cómo nuestra psicología profunda se refleja en nuestro sistema inmune. En el estudio se midió el perfil de expresión genética de un grupo de voluntarios y se relacionó con una evaluación de sus niveles de felicidad. Un mejor perfil de expresión genética significa una mayor respuesta antiviral y una menor respuesta inflamatoria. La evaluación de la felicidad se dividió en la felicidad “hedonista” y la “felicidad eudaimónica”. “La felicidad hedonista es el estado de ánimo elevado que experimentamos después de un evento de vida externo, como comprar una casa”, la eudaimonia es “nuestro sentido de propósito y dirección en la vida, nuestro involucramiento con algo más grande que nosotros”, explica Cole. El estudio mostró una notable correlación entre la felicidad eudaimónica y un mejor funcionamiento del sistema inmune.
El estrés crónico que reduce la felicidad eudaimónica, sugiere Cole, puede acortar la longitud de los telómeros, mientras que actividades como la meditación mantienen la longitud de estos extremos de los cromosomas que protegen el ADN e intervienen en el proceso de envejecimiento. En otras palabras, la disciplina mental es capaz de afectar la expresión genética y regular la función de nuestro ADN. Para quienes dudaban de los poderes mentales del ser humano.

La eudaimonia o el buen daimon
Personalmente, lo que me interesa más del trabajo de Cole es el énfasis en la eudaimonia. Su investigación sugiere que la salud humana y la felicidad misma es el resultado de un buen daimon (que es lo que significa la palabra eudaimonia). El daimon es, según se creía en la antigua Grecia, el genio o acompañante del alma (a veces usado como sinónimo mismo del alma o psique). “Ethos anthropos daimon“, escribió Heráclito, una frase que se traduce como “Carácter es destino” (daimon siendo destino en este caso). Quizás nos ayude más leer la frase de Heráclito, llamado a veces el primer psicólogo, de esta forma: “El carácter del hombre es su daimon” y de aquí intentemos entender lo que es el daimon.
Marsilio Ficino, el gran traductor de Platón y otros clásicos, eje del renacimiento cultural de la Florencia de los Medici, dijo sobre el daimon: “Quien descubre su propio genio a través de estos medios encontrará su trabajo natural y al mismo tiempo encontrará su estrella y su daimon. Siguiendo este camino obtendrá felicidad y bienestar”. Ficino, quien fuera conocido como “doctor del alma”, amplía aquí el sentido de la frase inscrita en Delfos “Conócete a ti mismo”; conocerse a sí mismo es conocer también a nuestro daimon, nuestro destino, ese espíritu que nos guarda y asedia, como “una estrella flotando sobre la tierra, conectada al alma”, según Plutarco. Patrick Harpur, quien ha relacionado al daimon con las apariciones numinosas de diferentes épocas –desde los ángeles y las hadas a los OVNIs- dice que una forma de imaginarlo es como “una manifestación personal de un dios impersonal”.

Jung en sus memorias dice “estoy consciente de que ‘mana’, ‘daimon’ y ‘dios’ son sinónimos del inconsciente -eso es otra forma de decir que sabemos tan poco de los primeros como del último”, y agrega que el inconsciente era un término “científico” y “racional” mientras que el “uso del lenguaje mítico”[el daimon] da “ímpetu a la imaginación”. Jung siempre quiso mantener legitimidad científica en su trabajo, por eso la predilección por el “inconsciente”. Aquí podemos también aplicar su máxima de “hacer consciente el inconsciente”, la clave de su psicología, lo que significaría en otras palabras familiarizarnos con nuestro daimon –para no ser inconscientemente víctima de su tiranía.
Quizá la fuente más reputada de lo que es el daimon es Platón, quien nos introduce al daimon de Sócrates, el cual lo encaminó a aceptar el destino de la cicuta y quien, relatando el mito de Er, señala que cada alma tiene asignada un daimon personal que se encarga de vigilar el cumplimiento de la “porción” entregada por las Moiras al nacer. El daimon es el encargado de administrar y atender ese destino que hilan las Moiras; un destino que no es del todo fatal, ya que fue elegido por nuestra alma. En cierta forma las Moiras (que son la porción misma que se entrega) se transpolan al daimon, que a su vez es el representante de Ananké, la diosa de la necesidad, madre de las Moiras. Por lo que podemos entender que nuestro destino es aquello necesario –lo que no podemos ceder, por eso el celo voraz del daimon.
En su libro The Soul’s Code, James Hillman argumenta que la enfermedad es una de las formas con las que el daimon –que participa en el arquetipo del trickster– nos obliga a reflexionar y recapacitar para que no nos desviemos del camino de nuestra necesidad interna, del llamado profundo de nuestra vida, acaso procrastinando por campos hedonistas o en la ambición de la materia (lo del ego es el principio del placer, lo del alma es el compromiso teleológico). En otra parte Hillman escribe: “Hasta que el alma no obtiene lo que quiere, nos enferma” (si estas inflamado no vayas al doctor, pregúntale al daimon). Manly P. Hall, el erudito fundador de la Philosophical Research Society, observa que la mayoría de las personas enfermas con las que ha tratado “no tienen una salida creativa”, como si el hecho de no estar creando, de no estar cumpliendo con su propia obra magna, cualquiera que sea (y muchas veces es el servir a alguien más), les restara fuerza vital (fuerza vital que que se alimenta de dar al mundo fuerza vital). “Negar la propia alma es ser separado de la fuente misma de la vida”, escribe Patrick Harpur, en El fuego secreto de los filósofos.

Tiene sentido, las personas que manifiestan vivir una vida plena de significado –no de placer e indolencia– son también más sanas, no tienen un sistema inmune que lucha en su contra, activando tormentas inflamatorias con fuego cruzado. El sentido es la salud, el dao. Seguir el camino que marca el daimon, vivir en armonía con el pleito de nuestra alma, parece ser la clave de la salud. Todo lo demás son pequeñeces. Esto también hace eco de lo que descubrió Viktor Frankl en los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial: los hombres con sentido existencial no se desmoronaban ante las abyectas condiciones que enfrentaban. Howard Bloom, en su libro Global Brain, señala que los seres humanos somos “hipótesis que lanza la mente global” y aquellos hombres-hipótesis del devenir planetario que prueban ser valiosos para esta mente global, este superorganismo del cual somos como las células individuales, son recompensados, gratificando su sistema inmune con una cascada de dulces y relajantes drogas orgánicas: hormonas, neurotransmisores como dopamina, GABA, serotonina o el butirato (esa mantequilla de los dioses de la inmunidad); los otros, cuyas vidas no tienen significado para el colectivo, son inundados con cortisol y adrenalina y llevados a los ghettos y gulags de la inmunodeficiencia.

¿Acaso es que la vida, ese misterioso hálito, es una dádiva, una bendición y una manda que es depositada en nosotros y que podemos perder en cualquier momento; que perdemos cuando nos alejamos de ese misterioso destino que nuestra alma eligió entre las estrellas?